Conversión latinoamericana de etiquetas, una industria en evolución

Según encuesta, los convertidores latinoamericanos de etiquetas avanzan en la adecuación de sus procesos y en la modernización de sus capacidades productivas.

La industria de empaques es, sin duda alguna, la que muestra un mejor desempeño en el sector de conversión e impresión y, dentro de esta, el segmento de producción de etiquetas continúa avanzando con saludables índices de crecimiento.

Estudios tan bien documentados como el realizado por la firma de investigación de mercados, Freedonia Group, con proyecciones hasta 2015, pronostican para los próximos años niveles sostenidos de desarrollo en la producción y comercialización de etiquetas.

A estas tendencias de la industria, evaluadas principalmente para los mercados de Estados Unidos y Europa, no son ajenos los países de América Latina, que por efectos de la globalización y de los tratados de libre comercio firmados en la región se ven motivados a adaptar sus procesos y aplicaciones a las exigencias de los mercados atendidos en distintos países del primer mundo.

Los requerimientos de calidad, cumplimiento de regulaciones ambientales y de seguridad para el empaque y etiquetado de productos alimenticios, la competitividad en costos y la respuesta a los nuevos paradigmas publicitarios y comerciales son imperativos que los convertidores e impresores latinoamericanos cumplen cada vez con mayor rigor, acudiendo a una permanente atención a los avances tecnológicos y a las ventajas que ofrecen nuevos enfoques en la producción y en el uso de materiales más amigables con el medio ambiente.

Esta afirmación puede constatarse con las respuestas que 122 convertidores de etiquetas, de 15 países de la región, nos ofrecieron en la encuesta sobre la industria que realizamos este año para evaluar el desempeño alcanzado en 2012, y las expectativas que tienen para el futuro próximo.

La consulta sobre variables de comportamiento económico, tecnología, tendencias, comercio exterior, desafíos y oportunidades, entre otros aspectos que integran las actividades de los empresarios del sector de etiquetas, permiten ver que la industria conserva los niveles de crecimiento que ha mostrado en los últimos años, estimulada por el ambiente económico positivo que vive gran parte de los países latinoamericanos.

En efecto, después de diez años de un buen desempeño sostenido, el crecimiento regional esperado para 2013 se ha estimado en 3,5%, y para el próximo año los pronósticos apuntan a un nivel de 3,9%, debido en parte a un aumento de las demandas interna y externa.

Los convertidores participantes en nuestra encuesta confirman esta realidad, al afirmar que sus expectativas sobre el comportamiento económico de sus países mejorará en 2013 (54,9% de los encuestados) o mantendrá niveles similares a los alcanzados en 2012 (36,9%), con apenas un 8,2% que esperan un deterioro en el desempeño.

El impacto de este escenario se refleja de manera consistente los resultados esperados para sus actividades empresariales, como puede apreciarse en las cifras de la gráfica 1.